Requisitos de acceso y salidas profesionales

Requisitos de acceso a los Grados en Derecho y en Criminología

Los Grados en Derecho y en Criminología no requieren un perfil de ingreso específico. Para información sobre los requisitos genéricos del sistema universitario español y sobre las pruebas y trámites de ingreso, consúltese: http://www.infouma.uma.es/acceso/

Perfiles profesionales de los graduados en Derecho

Conforme al Libro Blanco del Grado en Derecho, los graduados en Derecho pueden trabajar en todos los puestos que tengan alguna relación con los estudios jurídicos, lo que da un amplio abanico de posibilidades a los estudiantes, entre las que se enumeran las siguientes:

1- ABOGADO. PROCURADOR
2- NOTARIO. REGISTRADOR
  • Notarios y Colegios de Notarios
  • Registradores y Colegios de Registradores
3- FUNCIONARIO DE ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA: JUEZ, FISCAL y SECRETARIO
  • Juzgados de Primera Instancia e Instrucción
  • Ministerio Fiscal
  • Tribunales superiores
  • Secretarios de Juzgado
4- FUNCIONARIO DE ADMINISTRACIONES PÚBLICAS. ESCALA SUPERIOR

(Abogado del Estado, Técnico de la Administración, Secretario de Ayuntamiento, Inspector de Hacienda, Inspector de Trabajo, etc.)

5- FUNCIONARIO DE ADMINISTRACIONES PÚBLICAS. ESCALA MEDIA

(Administraciones central, territorial y local)

6- FUNCIONARIO DE ORGANIZACIONES INTERNACIONALES
  • Unión Europea
  • Otras organizaciones internacionales
7- EMPRESA PRIVADA
  • Banca
  • Gran empresa
  • Pymes
  • Asesorías
  • Consultorías
8- ASOCIACIONES Y ORGANIZACIONES NO PÚBLICAS
  • Sindicatos y organizaciones empresariales
  • ONG
  • Otras asociaciones y organizaciones
  • Gestión de programas de cooperación internacional
9- EJÉRCITO Y SEGURIDAD PÚBLICA Y PRIVADA
  • Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Escala ejecutiva
  • Fuerzas Armadas. Cuerpo jurídico y escala ejecutiva
  • Detective privado
  • Técnico en Riesgos Laborales
10- MEDIOAMBIENTE, CONSUMO Y URBANISMO
  • Asesoría jurídico-medioambiental
  • Asesoría urbanística y de ordenación del territorio
  • Asesoría sobre derecho de los consumidores
11- ENSEÑANZA
  • Profesor de Universidad
  • Profesor de Enseñanzas Medias

Perfiles profesionales de los graduados en Criminología

Un buen número de los ámbitos de actuación profesional del criminólogo se hallan en proceso de consolidación. Tanto estos como los consolidados se ofrecen a continuación de forma ordenada:

1- ÁMBITO POLICIAL
  • Además de desarrollar las funciones generales policiales, criminológicas, victimológicas y criminalísticas de la administración policial, los criminólogos policiales, o los que puedan llegar a colaborar con las fuerzas y cuerpos de seguridad, pueden -entre otras cosas y gracias a su formación en la ciencia criminológica- dirigir, coordinar y formar parte de los diferentes gabinetes de Policía Científica, desarrollar su especializada función criminológica en unidades, por ejemplo, como las de violencia intrafamiliar o delincuencia socioeconómica, ser capaces de conformar una verdadera Policía Judicial, o ser portavoces de unos gabinetes de prensa que puedan presentar las actuaciones policiales y explicar los hechos criminales con suficiente garantía de especialización.
2- ÁMBITO PENITENCIARIO
  • También es conveniente disponer de criminólogos en los diferentes grupos y niveles de la administración penitenciaria. La propuesta concreta de desempeño profesional en este campo es la de separar la figura del jurista criminólogo en dos, con funciones claramente diferentes: la del jurista y la del criminólogo. Este último, formando parte de los equipos técnicos y de la Junta de Tratamiento, es el que debería desempeñar las funciones de estudio de la información penal, procesal y penitenciaria del interno; valoración criminológica para clasificación y tratamiento; propuesta global de diagnóstico criminológico, de programación de tratamiento, y de destino, así como la redacción de informes a solicitud de autoridades judiciales, ministerio fiscal y centro directivo.
3- VIGILANCIA PENITENCIARIA
  • El gran número de funciones que ha de realizar el juez de vigilancia penitenciaria está provocando que este no pueda llevarlas a cabo de la forma pormenorizada e individualizada que la ley requiere a la práctica totalidad de sus decisiones. La propuesta en este sentido es que se le dote de un equipo asesor, que debe ser dirigido y coordinado por el experto en el hecho criminal y la conducta desviada, que -según el texto de las Directrices Generales de la licenciatura en Criminología- es el criminólogo. Así, este sería el responsable del asesoramiento del juez de vigilancia penitenciaria, con funciones como la de procurarle informes y propuestas en relación con los cambios de clasificación, los permisos de salida, la libertad condicional, y la concesión o denegación del régimen abierto u otros beneficios penitenciarios (en cuanto al interior de la prisión). Asimismo, tendría funciones de control y seguimiento de los permisos de salida, del funcionamiento de las unidades dependientes, del cumplimiento de las reglas de conducta del artículo 105 del Código Penal, de las condiciones impuestas sobre la libertad condicional, del cumplimiento de las condiciones para el indulto particular, de la forma telemática de condena, o de los trabajos en beneficio de la comunidad, entre otras posibles.
4- ATENCIÓN A LA VÍCTIMA
  • Como experto en la conducta delictiva y la conducta desviada, el criminólogo está especialmente capacitado para la actuación en el ámbito victimológico, una importante disciplina criminológica. En este campo profesional, el criminólogo debe ser quien dirija y coordine la actividad de las oficinas de ayuda a la víctima, mediante la aplicación de un método clínico de atención personalizada que permita, no sólo el diagnóstico victimodinámico, sino también la prevención de nuevas victimizaciones. También debería tener la responsabilidad de las iniciativas institucionales que puedan permitir una mejor atención individual y colectiva a las víctimas del delito, o la elaboración de estrategias de prevención victimológica basadas en la previa realización de encuestas de victimización. En fin, igualmente debería ser tenida en cuenta su capacitación para la intervención en la mediación, tanto penal como extrapenal.
5- ÁMBITO JUDICIAL
  • Será especialmente importante la actuación profesional del criminólogo en el ámbito del enjuiciamiento para, mediante el ejercicio de la Criminología forense, suministrar al juez conocimientos científicos sobre los hechos delictivos enjuiciados, la personalidad del autor, los factores o elementos criminógenos presentes, las explicaciones criminológicas posibles, o el tipo de respuesta aplicable. De forma simultánea al surgimiento de la figura profesional del criminólogo integrado en la administración de justicia, cabe esperar que aparezca igualmente la del criminólogo que ejerza funciones semejantes a instancia de parte, lo que supondría la aparición en este campo del ejercicio libre de la profesión.
6- JUSTICIA DE MENORES
  • La actividad profesional del criminólogo permite en este ámbito -formando parte de los equipos técnicos al servicio de los jueces de menores- una larga serie de funciones que culminan con la confección de informes sobre la situación criminológica del menor, así como sobre su entorno y, en general, sobre cualquier otra circunstancia que pudiere haber influido en el hecho que se le impute. Especial importancia tiene, también, la facilitación de pronósticos sobre la posibilidad de conductas inclinadas al inicio de una futura carrera delictiva, o las propuestas sobre los tratamientos más adecuados para intentar evitar esa posibilidad.
7- SEGURIDAD E INVESTIGACIÓN PRIVADAS
  • La formación criminológica es importante en las figuras profesionales de los gerentes y mandos superiores de empresas de seguridad, los directores y jefes de seguridad, así como en los mandos ejecutivos en actividades de seguridad, o los mandos intermedios de empresas de ese sector. Demandan formación criminológica asimismo los detectives privados.
8- POLÍTICA CRIMINAL
  • Los estudios y trabajos de campo llevados a cabo por titulados en Criminología deben permitir la elaboración de estrategias politicocriminales eficaces de prevención del delito. Estas estrategias deberían nacer de una previa investigación científicocriminológica que a su vez partiera de un nivel académico de doctorado.
9- EN EL ÁMBITO DE LA CRIMINOLOGÍA ADMINISTRATIVA
  • El criminólogo debería estar presente en todos los niveles de la Administración Pública (desde el nacional hasta el local, pasando por el autonómico) para actuar profesionalmente, entre muchos otros, en aspectos como los del tratamiento y prevención de la violencia escolar, de la marginalidad y la marginación, de la mendicidad y la prostitución, en la problemática delincuencial y victimológica de la inmigración, en el asesoramiento criminológico del diseño urbanístico, o en la elaboración de estrategias y aplicación de técnicas relacionadas con las concretas políticas criminales y de seguridad. A estos ejemplos puede añadirse cualquier actividad relacionada con áreas de la administración en las que sea necesario o adecuado el disponer de un enfoque criminológico para el desarrollo de su actividad o el apoyo a la misma.
10- OTROS ÁMBITOS PROFESIONALES
  • Todo lo relativo a conductas desviadas y al tratamiento mediático del hecho delictivo.

Perfiles profesionales de los graduados en la doble Titulación en Derecho y en ADE

Los estudios en Derecho y en ADE capacitan para desempeñar una amplia variedad de funciones de gestión, asesoramiento jurídico de empresas y evaluación de esas y de otras organizaciones. Por tanto, cualquier organización es una potencial demandante de estos titulados. Las más exigentes ya lo hacen.

Esta formación permite asumir además responsabilidades tanto en el ámbito global de la gestión de las organizaciones como en ámbitos más específicos. A nivel general, sus titulados pueden adaptarse a múltiples áreas de trabajo relacionadas con la dirección, la administración, la producción, la distribución, la contabilidad, los recursos humanos, la financiación, la comercialización, etc. A nivel más específico, realizan estudios de mercado, gestiones contables y financieras, análisis jurídicos para instituciones financieras y de seguros, etc.

Los graduados en Derecho-ADE pueden dedicarse también al ejercicio libre de la profesión, bien integrándose en un despacho con varios profesionales y desarrollando su actividad en los departamentos de asesoría jurídica, recursos humanos o prevención de riesgos laborales, bien creando uno propio como asesor y consultor de empresas.
Asimismo, pueden acceder a la función pública a través de las oposiciones a las que pueden presentarse los graduados en ambas titulaciones: Juez, Notario, Fiscal, Abogado del Estado, Técnicos Comerciales y Economistas del Estado, Registrador de la Propiedad, Diplomático, Letrado de Organismos Públicos, Secretario de Ayuntamiento, Técnico Superior de las Administraciones Públicas, Inspector de Trabajo y Seguridad Social, Inspector de Hacienda, Profesor o miembro de los Cuerpos Ejecutivos Policiales.

Una vez Graduado en Derecho y en Administración y Dirección de Empresas, el egresado tiene asimismo la posibilidad de trabajar para empresas privadas en puestos de trabajo técnico o directivo, ya que su gran capacidad de adaptación ante distintos entornos laborales y la versatilidad que proporcionan los estudios son muy valoradas.
Junto a las salidas profesionales indicadas, cabe destacarse otras relacionadas con la seguridad privada, la banca y las finanzas, el asesoramiento en materia de regulación medioambiental y de las tecnologías de la información, el trabajo para ONG, la gestión de la cooperación para el desarrollo y el trabajo en organismos internacionales.